Recetas Paella

Deliciosas recetas de paella

Paella de bacalao

Paella de bacalao

La paella de bacalao no puede ser más sencilla. Basta con un buen sofrito, bacalao desmenuzado, unas almejas y arroz. Por supuesto se pueden añadir toda clase de marisco (gambas, mejillones, langostinos, cigalas, etc) u otras verduras, pero creo que acapararía el delicado sabor del bacalao.

La temporada del bacalao tiene lugar de enero a abril, que es cuando está en su mejor momento. Si lo vas a comprar fresco, escoge una pieza con la piel clara brillante y los ojos claros. Cocínalo en el día, o al día siguiente, pero sin dejarlo mucho en la nevera.

El bacalao salado está disponible en cualquier época del año, y resulta una buena alternativa al fresco. Hay que tener la precaución de dejarlo desalando dos días antes de hacer la receta.

Ingredientes para 4 personas:

  • 500 gr de arroz redondo
  • 250 gr de bacalao salado o fresco
  • 500 gr de almejas
  • 4 dientes de ajo
  • 1 pimiento verde pequeño
  • 2 tomates maduros
  • Un chorrito de aceite de oliva
  • Un puñado de perejil picado
  • Sal, al gusto

Procedimiento

Si vamos a utilizar bacalao salado, tenemos que ponerlo en remojo durante 48 horas antes de hacer la receta, cambiando el agua varias veces durante el día.

Después, escurrimos el bacalao y lo ponemos a cocer a fuego medio en una cazuela con abundante agua. En cuanto empiece a hervir, lo retiramos y dejamos que enfríe para quitarle la piel y las espinas. Colamos y reservamos el caldo de la cocción.

Si el bacalao es fresco, no hay que tenerlo en remojo, le damos un hervor y reservamos el caldo igualmente.

Para limpiar las almejas, hay que ponerlas en remojo con agua fría y un puñado de sal, así eliminarán toda la arena o tierra que tengan dentro. Pasado ese tiempo, las escurrimos y enjuagamos bien, y las reservamos.

A continuación hacemos el sofrito. En una sartén calentamos un chorrito de aceite de oliva en el que sofreiremos el pimiento verde picado y sin pepitas. Cuando esté tierno, incorporamos los dientes de ajo picados y dejamos que se doren.

Mientras tanto, escaldamos los tomates en agua hirviendo durante un par de minutos y luego los enfriamos en hielo par detener la cocción. Así no tardaremos nada en pelarlos, quitarles las pepitas y picarlos finamente.

Añadimos los tomates a la sartén y lo cocinamos a fuego medio hasta que se reduzca casi todo el líquido de los tomates.

Cuando tengamos un buen sofrito, agregamos el bacalao desmigado para saltear todo junto durante un par de minutos. Vertemos el caldo de cocer el bacalao en caliente, y si no llega a un litro, lo completamos con agua o caldo de pescado caliente.

La proporción de agua y arroz tiene que ser 2:1, siendo el doble la cantidad de agua que de arroz.

Esperamos a que de un hervor y añadimos el arroz, las almejas, sal al gusto y perejil picado. Lo removemos bien para que se distribuya y dejamos que cueza a fuego fuerte los primeros 5 minutos, bajando la temperatura al mínimo para que continue haciéndose 10 minutos más.

Retiramos el arroz del fuego y lo tapamos para que repose 5 minutos más antes de servirlo. Las almejas deberán de estar abiertas, si alguna no lo está, la eliminamos.